espalda.jpg 

Existen dos tipos de escoliosis. Una es ligera y corresponde a la dismetría del cráneo y la pelvis. Es lo que llamamos en el niño la actitud escoliótica. La osteopatía trata con éxito este tipo de escoliosis. Intenta devolver una mejor simetría al cráneo y a la pelvis. Esto depende de la edad del niño; cuanto más nos alejamos del nacimiento, más dificil resulta la modificación de la estructura craneal. A partir de los 8 o 9 años la osificación del cráneo está demasiado avanzada, la estructura casi no es modificable. Existe otro tipo de escoliosis mucho mas grave, que evoluciona más deprisa hacia curvas catastróficas. Esta evolución se produce a menudo en el momento del tirón en el crecimiento, que marca el principio de la pubertad. La colocación de un arnés en un niño que presenta una gran deformación escoliótica y fuertes tensiones membranosas craneales,  puede, por otra parte provocar la agravación de la escoliosis a causa del aumento repentino de tensión, impuesto al sistema craneosacro por la prótesis.

Anuncios